Blog
Mar 17
y, ¿ahora qué?

Y, ¿ahora qué?

Vivimos convulsos en un estado de cierta incertidumbre como consecuencia de un virus, que para algunas personas esta siendo letal, y que de alguna forma está cambiando nuestros hábitos de vida, de trabajo, incluso de cómo debemos ir relacionándonos los unos con los otros, y no es una cosa proveniente o que afecta a un grupo determinado de la población, sino que estamos siendo todos participes de este momento histórico.

Sin entrar en valoraciones, de cómo los estados, los gobiernos o la sociedad ha convivido con esta serie de acontecimientos que nos han afectado, nos están afectando y nos afectaran, vamos a dar un poco de sentido común a todo.

Lo primero que tenemos que entender es que todo ser humano, este proceso, lo vive no desde las emociones sino desde los instintos, la falta de información, el exceso en algunos casos, genera que vivamos estos hechos desde el punto de vista de los instintos, es decir desde lo más profundo de nuestras entrañas genéticas. Somos seres animales, y, por tanto, nuestro proceso genético ha adquirido en todo momento detalles para la defensa de situaciones en las que nos podemos ver atacados.

Cuando digo, todos es TODO EL MUNDO, por tanto, todo ser humano va en un primer momento a valorar todo acontecimiento desde el punto de vista de la supervivencia, y como especie animal que somos, vamos a actuar en base a un elemento de defensa, lucha o huida.

En este sentido, hay un elemento principal a tener en cuenta para entender que es lo que nos está pasando por nuestra cabeza y como tomamos decisiones, y es ubicar el escenario, y en el observamos si hay una amenaza real o no, y a partir de aquí valoraremos lo que es importante para mi, teniendo en cuenta como especie, elementos tales como nuestra propia vida, la familia, o la salud, entre otros.

Ahora bien, si tenemos en cuenta estos parámetros y como ejecutamos la toma de decisiones, hay en este proceso cosas que, si que podemos hacer, para tomar otra serie de decisiones.

Por tanto, lo primero que vamos a valorar es qué está a mi alcance para poder cambiar algo concreto, para en un segundo lugar valorar qué es lo que puedo hacer para cambiar algo. En este sentido, quiero recordar que hay una zona de control que yo podre controlar porque son actos que dependen de mi, pero hay otros actos que no dependen de mi y que por tanto no puedo controlar, pero en los que puedo influir, para tener presente que hay una serie de asuntos sobre los cuales no tengo ninguna posibilidad de influir, pero me preocupan y encima les dedico todo el tiempo de mundo.

Lo que se trata ahora, es de analizar concretamente estos tres aspectos, mi círculo de control, mi círculo de influencia y mi círculo de preocupación y a partir de aquí trabajar la resi3gnación, la aceptación y el control, para posteriormente realizar un PLAN DE ACCIÓN.

Os animamos desde GRUPTROBAT, a pensar en estos datos y poder generar un buen PLAN DE ACCIÓN.

Acerca del autor

Nací en Terrassa en 1975, abogado en ejercicio profesional desde hace 20 años, especialista en procesos penales, delincuencia juvenil y derecho de propiedad intelectual e industrial. Asimismo, ha realizado y colaborado en procesos matrimoniales y de negociación colectiva en el ámbito empresarial, ejecutando dicha formación en los ámbitos de mediación. Experto en marcas. Autor del libro “La Nueva Ley de Marcas. Un enfoque empresarial”. Formado en crecimiento Personal y Desarrollo por BorjaVilasecaInstitut, y LicensedPracticioner of Neuro-linguisiticProgramming (PNL) a través de TalentInstitut.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *