Abr 28
sencilla alegría

Sencilla Alegría

La alegría es una emoción que despierta energía de expansión en nuestro cuerpo. Genera un impulso a compartir con los demás, por ello, una de sus funciones es el establecimiento de contacto y de compartir.

Es una dosis de energía positiva que desprendes y que se contagia con facilidad. Desde la alegría es mucho más fácil el contacto con los demás. La alegría nos une.

Hay momentos en la vida que lo que menos te apetece es vivir la alegría. Momentos en que encontrar un momento para dedicárselo es bastante difícil, cuesta encontrar el espacio para dejar emerger la emoción.

Pero la alegría está,  eso es una buena noticia. Solo tienes que saber dónde puedes encontrarla y si no la encuentras saber cómo puedes generártela. Sí, esta es otra buena noticia, puedes crear climas emocionales que la propicien.

Mario Benedetti dice:

“Defender la alegría como una trinchera, defenderla del escándalo y la rutina”

No se trata de querer vivir solo anclado en la alegría, se trata de en momentos más duros darte el permiso de sentirla. Si te das cuenta de los beneficios que tiene para tu bienestar emocional, es recomendable retarte en hacer algo para que la alegría esté en tu vida. Incluso en los momentos en los que no ves la posibilidad de que exista.  Es precisamente en esos momentos donde tienes que hacer ese trabajo. Aunque sea una vez al día, dos, tres…, date el permiso.

Leer un libro, la conversación con tu amig@, escuchar tu canción favorita, un chiste, pasear a tu mascota, viajar, cantar, ir a la montaña, nadar en el mar, cocinar, tu momento de tomar el café o el té, jugar con tus hij@s, recordar un momento de tu infancia, el silencio…

La alegría es sencilla, está llena de momentos cotidianos

Tienes que darte cuenta que ese momento cotidiano lo haces porque te gusta, porque te genera alegría. De esta manera te será más fácil regalarte alegría en aquellas situaciones en las que cueste más que surja.

Te invito a que reflexiones que es para ti la alegría. Como la definirías, que momentos te generan esa emoción, que cosas te hacen estar alegre.

Tú propia definición de alegría.

No a todos nos generan alegría las mismas cosas, ni las mismas situaciones; por eso es muy importante que sea tu propia definición.

Una vez has definido lo que es para ti, piensa cuantos momentos de alegría has vivido ese día, esa semana, ese mes o en tu vida. Ayúdate a no anclarte en la tristeza, en el miedo o en la ira.

Todas las emociones son igual de valiosas, y todas las emociones son igual de necesarias. En momentos difíciles la alegría también está presente.

No te olvides de ti.

Acerca del autor

Soy una persona alegre, cercana y comprometida. Experiencia de 20 años en el área de Relaciones Laborales de un Hospital Privado y actualmente como formadora del GrupTrobat y Coach personal. Licenciada en Ciencias del Trabajo por la UOC, Diplomada en Relaciones Laborales por la URV. Master en Desarrollo Personal y Liderazgo por la UB y Master en Liderazgo Personal y Coaching Teleológico por en el Institut Goma. Formada en acompañamiento en Duelo en el InstitutIntegratiu, Teatro i Consciencia con el Método Sabaté y Certificación Internacional de Coaching por valores.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *