Jun 23
Mindfulness. La gestion del tiempo

Mindfulness. La Gestión del Tiempo

En este blog, vamos a hablar de cómo podemos gestionar el tiempo, teniendo en cuenta que el mismo es uno de los elementos estresores más importantes con el que debemos vivir habitualmente.

Como hemos dicho la presión del tiempo es una de las causas del estrés, y todo porque vivimos en un mundo donde la velocidad dicta las normas, y las jornadas laborables se amplían y cada vez tenemos menos tiempo.

Ahora bien, muchas veces no nos damos cuenta y consideramos que la perdida de tiempo es un problema de falta de tiempo, de reloj, pero no nos damos cuenta que en muchas ocasiones lo que generamos es un problema de brújula, dado que si no tengo claro donde quiero llegar, avanzar, costará siempre mas trabajo.

En esta sociedad donde hay tantas cosas por hacer siempre observaremos que nos hace falta tiempo, y todo ello porque somos una sociedad consumista, pero en muchas ocasiones el problema no lo centramos tanto en el tiempo, sino en parar un momento y observar que es lo que de verdad nos importa.

Hablamos en concreto de las prioridades, debemos tenerlas claras, y para ello se impone establecer límites a algunos objetivos, hay que decidir primero cuáles son los objetivos principales y después cuándo hay espacios para poner los menos importantes.

Por tanto, a primer de estas líneas generales lo que primero debemos entender es la definición de la importancia de cada tarea para después ver cómo les afecta el factor tiempo. De esta forma si aplicamos estos dos niveles (importancia y urgencia), podemos clasificar las tareas en:

1º.- IMPORTANTES Y URGENTES

2º.- IMPORTANTES Y NO URGENTES.

3º.- NO IMPORTANTE Y URGENTE.

4º.- NO IMPORTANTE Y NO URGENTE.

Lo que nos viene sucediendo es que la prisa nos suele traer a dar la prioridad a aquello que es urgente, y esta actitud supone dejar para después los asuntos importantes que aún no son urgentes. Pero el problema de este planteamiento es que al resolver los asuntos según el grado de urgencia nos genera estrés, lo que nos lleva a repetir y crear ciclos reactivos repetitivos.

La gestión del tiempo es más efectiva y menos estresante cuando se consigue tratar los asuntos importantes antes de que se vuelvan urgentes. Así muchas veces tenemos que sacrificar los asuntos no importantes aunque sean urgentes.

La conclusión o resumen es que hay que aprender a decir NO, delegar o renunciar y así nos liberamos de la tensión emocional de tener que afrontar un asunto no importante.

Acerca del autor

Nací en Terrassa en 1975, abogado en ejercicio profesional desde hace 20 años, especialista en procesos penales, delincuencia juvenil y derecho de propiedad intelectual e industrial. Asimismo, ha realizado y colaborado en procesos matrimoniales y de negociación colectiva en el ámbito empresarial, ejecutando dicha formación en los ámbitos de mediación. Experto en marcas. Autor del libro “La Nueva Ley de Marcas. Un enfoque empresarial”. Formado en crecimiento Personal y Desarrollo por BorjaVilasecaInstitut, y LicensedPracticioner of Neuro-linguisiticProgramming (PNL) a través de TalentInstitut.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *