Blog
Feb 04

La comunicación no verbal de los líderes. El estado de ánimo.

El estado de ánimo afecta directamente a nuestra comunicación no verbal, los días en los que nos sentimos tristes, a veces sin un motivo aparente, desde que nos levantamos, inconscientemente ya se puede apreciar nuestro estado de ánimo. Solemos realizar nuestros quehaceres diarios más lentamente, en algunos casos desordenadamente porque no ponemos atención, nos vestimos con tonos neutros o apagados, tipo negros, marrones, grises, y no solemos hacer uso de muchos complementos, más de los que habitualmente usemos, vaya que no innovamos. Nuestra postura corporal tampoco acostumbra a ser la mejor, generalmente andamos despistados, con los hombros caídos, cabizbajos y mirada perdida o hacia al suelo. Nuestra forma de andar suele ser lenta y errática y nuestros movimientos lentos y con desanimo.

Claro, todos tenemos un día triste, en el que nos sentimos desanimados, por algo que nos ha ocurrido o simplemente, no tenemos nuestro mejor día, pero claro…. cuando eres un líder, la cosa cambia. Como líder, los demás te observan, para algunos de ellos puede que seas un referente y la gente quiere verte contento, enérgico, positivo, optimista, no les gusta tener por líder a una persona enfadada, malhumorado, preocupado, porque no les crea confianza y causa rechazo, las personas tendemos a evaluar a los demás, más por sus gestos que por lo que dicen.

Es más importante el CÓMO se transmite que lo QUÉ se transmite. Hay que recordar que el cerebro humano se fija y tiende a recordar más los mensajes negativos que los positivos.

Así que como líder debes hacer un esfuerzo, por estar bien, mostrarte positivo y cercano, esto te ayudará a lograr tus objetivos. Las personas tendemos a abrirnos más, a mostrar nuestras ideas, a escuchar más y a trabajar mejor junto a una persona que nos transmita seguridad y “buen rollo”.

Pero esto no es todo, porque muchas veces se nos puede juzgar mal, por muchos motivos y es importante tenerlo muy presente. Puede que andemos por la oficina y al cruzarnos con un compañero le saludemos pero, sin mirarle a los ojos, o esbozar una sonrisa, esto puede que para dicho compañero sea interpretado como un saludo frío y distante y causarle una mala impresión. Por otro lado en una reunión en la que todo va bien un simple cruce de brazos, tal vez por que para nosotros esta sea una postura cómoda, o un movimiento de cabeza hacia la salida, pueden ser mal interpretados, pensando que nos queremos ir o bien que estamos descontentos con lo que se esta comentando. También hay que tener presentes los factores culturales de las personas con las que nos vamos a reunir o negociar, ya que los gestos que realicemos pueden jugar un papel importantísimo y nos pueden acercar o alejar.

Y sobre todo, hay que saber que las personas generalmente PRE-JUZGAMOS, con lo que es importante recordar que en sólo 7 segundos nuestro cerebro se crea una imagen nuestra que será luego muy difícil de cambiar.

Así que como líder hay que tener presente que la gente te observa y juzga, lo que haces, como te mueves, como te vistes y es muy importante no solo tener una buena actitud, cercanía, posibilidad, alegría, cercanía, etc… y si no es tu día……aparéntalo!

Acerca del autor

Nací en Barcelona hace 42. Me he dedicado desde hace más de 15 años a la dirección y gestión de equipos de profesionales en el sector de la peluquería. Master en Desarrollo personal y Liderazgo por la Universidad de Barcelona en 2016. Master en Comunicación No Verbal por la Universidad La Florida (valencia) en 2017. Actualmente curso segundo curso de Morfopsicologia en el Instituto Superior de Morfopsicologia, en Barcelona. Cofundadora y codirectora del programa de Radio, Món Interior en Radio Molins de Rei.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *