Mar 24
psicología positiva y el coronavirus

Esto También Pasará

La psicología positiva y el coronavirus

La aceptación es uno de los pilares básicos en los que se fundamenta la psicología positiva, que basada en métodos científicos tiene como objetivo el estudio de las experiencias positivas con el fin de alcanzar el estado del bienestar y la felicidad.

La llegada del coronavirus nos está haciendo vivir una situación excepcional. Ahora nos damos cuenta de lo felices que éramos y de las muchas cosas fantásticas de las que disfrutábamos, como el estar con la familia, los amigos, el salir a pasear, el ir a trabajar… y es ahora cuando los pensamientos negativos nos invaden y nos atormentan. Es en este momento cuando nuestra actitud ante este grave problema puede condicionar lo que sucede, ya que por muy temible y complicado que nos parezca este virus, esta situación que estamos viviendo, también pasará.

Cuando no depende de nosotros la solución del problema, si sabemos gestionar las emociones que nos crean, reconociendo y trabajándonos los pensamientos que nos aparecen, aceptando la situación sabiendo que pasará, nos puede ayudar para convivir con el sufrimiento mientras no nos quede más remedio que aguantarlo como compañero de viaje.

“Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma.”

Mientras esta situación mejora, quizás es un buen momento para escuchar y hablar con tu pareja, para recapacitar contigo mismo, para hacer estas cosas que siempre dejas para más tarde, como limpiar y arreglar la casa, cocinar los platos que te apetecen, contactar por teléfono o por whatsapp con amigos que hace tiempo que no sabes de ellos, salir a pasear con el perro, leer, meditar, ver las series que nunca tienes tiempo de ver…Mantente ocupado y evita en lo que puedas la preocupación, porque el virus también pasará y luego pensarás en este tiempo que desaprovechaste y aunque esperemos que no vuelva, siempre podemos obtener una experiencia que nos ayude a cambiar y a mejorar.

Dicen que los cuentos son para que los niños se duerman y los mayores despierten. “Esto también pasará” es una leyenda que puede ser buena de recordar en estos momentos y a lo mejor podéis contársela a vuestros hijos para que entiendan que esta circunstancia es pasajera y la superaremos.

esto también pasará

Cuenta la leyenda, que un rey pidió a los sabios de su corte un anillo especial:

–Quiero que fabriquéis un anillo precioso y para ocultar en él un mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación. Ese mensaje ha de ser muy breve para poder inscribirlo.

Aquellos eruditos habían escrito grandes tratados, pero no sabían cómo darle un mensaje de dos o tres palabras que pudiera ayudar al rey en esos momentos en los que consideraba que esa ayuda podría marcar la diferencia.

El monarca tenía un anciano sirviente, que le dijo:

–No soy un sabio, ni un erudito, pero conozco el mensaje que buscas, porque lo compartió conmigo un sabio hace tiempo-.

El anciano escribió tres palabras en un pequeño papel, lo dobló y se lo entregó al rey con la advertencia: “No lo leas, mantenlo escondido en el anillo. Ábrelo solo cuando sientas que todo ha fracasado y no encuentres salida a tu situación”.

El momento llegó cuando el país fue invadido y el rey tuvo que huir a caballo para salvar la vida mientras sus enemigos le perseguían. Llegó a un lugar donde el camino se acababa al borde de un precipicio, entonces se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró el siguiente mensaje: “Esto también pasará”.

Mientras leía aquella frase, los enemigos que le perseguían se perdieron en el bosque al errar el camino, y pronto dejó de oír el trote de los caballos. Tras aquel sobresalto, el rey logró reunir a su ejército y reconquistar el reino.

En la capital hubo una gran celebración que se prolongó durante varios días. El monarca quiso compartir la alegría con el anciano, a quien agradeció aquella providencial perla de sabiduría .Le contó cómo aquellas palabras le habían ayudado a no descubrir su posición o a no tirarse por aquel precipicio cuando todo parecía perdido.

El anciano, mientras sonreía porque entendía la alegría del rey, le pidió:

–Ahora vuelve a mirar el mensaje.

Al ver la cara de sorpresa del rey, que le costó ver la idoneidad de aquel momento para aquel mensaje, explicó: “No es solo para situaciones desesperadas, sino también para las placenteras. No es solo para cuando estás derrotado, también sirve cuando te sientes victorioso. No es solo para cuando eres el último, también para cuando eres el primero”.

El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: “Esto también pasará”. Entonces, y solo entonces, comprendió la profundidad de aquellas palabras.

todo es temporal

–Recuerda que todo lo circunstancial pasa, ya sea porque se queda atrás o porque te habitúas –le recordó el viejo sirviente–. Solo quedas tú, que permaneces por siempre.

«Todo en esta vida es temporal, así que, si las cosas van bien, disfrútalas porque no durarán para siempre. Y si las cosas van mal, no te preocupes, no van a durar para siempre tampoco»

La aceptación y la serenidad son básicos en nuestro bienestar emocional. En esta difícil situación en la que nos encontramos, al igual que el rey, la conciencia de que esa emoción era pasajera nos ayudará a dejarla pasar y recuperar la calma que nos ayudará a superarnos y no caer en la desesperación.

En esta situación en la que estamos viviendo no podemos hacer nada porque no depende de nosotros. A menudo en la vida suceden situaciones que no podemos cambiar, provocando frustraciones cuando las cosas no salen como nos gustaría, esto nos puede generar rabia, rencor, una tristeza profunda, bloquearnos, y para poder superarlo hemos que controlar nuestras emociones y aceptar que hay cosas que no podemos cambiar.

Francesc Assens

Acerca del autor

Soy Francesc Assens, Me dedico al coaching personal, al coaching de equipo (o profesional) y al coaching de empresa. Un coaching para el bienestar basado en la psicología positiva, las relaciones humanas y el crecimiento personal. Me defino como una persona alegre, positiva, pero al mismo tiempo también realista. Creo que siempre podemos mejorar la manera de hacer las cosas si nos lo proponemos. Podemos conseguir grandes cambios sostenibles en el tiempo. ¿Cómo? Saliendo de la zona cómoda y tomando riesgos inteligentes, buscando un equilibrio entre la reflexión y la acción.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *