Ene 16

El Cerebro Femenino. Segunda Parte

En el anterior blog analizábamos las características e influencias de las diferencias neurobiológicas del cerebro femenino y masculino, siguiendo con ellas vamos a profundizar en las particularidades más conocidas del cerebro femenino.

La primera diferencia la encontramos en el Hipocampo, siendo esta una de las estructuras más importantes en la formación de la memoria, y aquí el cerebro de la mujer es de un mayor tamaño, pero además también los circuitos cerebrales que registran la observación de las emociones de los demás. Por tanto, esta configuración morfológica hace que, en promedio, las mujeres tengan mayor facilidad para expresar sus emociones, y a su vez, mayor capacidad para recordar de forma minuciosa los episodios de mayor carga emocional.

La investigación realizada en porcentajes elevados de casos, observó que la capacidad para memorizar es mayor en la mujer, principalmente en la fijación de recuerdos con contenidos emocionales. Pero también se ha comprobado que la mujer los fija con mayor permanencia en el tiempo. Ello se debe principalmente por la amígdala, que es la parte del cerebro que activa la vida emocional de ambos sexos, y que curiosamente es más grande en el cerebro masculino, pero que, ante contenidos idénticos o similares, tiene mayor activación en el cerebro femenino.

Por tanto, a modo de síntesis diremos que los resultados de las últimas investigaciones han llevado a indicar que el cerebro emocional de la mujer es más activo que el del hombre, y que esa sensibilidad tiene una gran influencia en la memoria de largo plazo.  Así como los recuerdos de contenido emocional son muy resistentes al paso del tiempo, difícilmente una mujer olvide algo que la conmovió profundamente, estando por tanto el cerebro femenino mejor estructurado que el masculino para el desarrollo de la empatía emocional.

Es evidente por tanto, que las investigaciones sugieren que los hombres tiene una menor respuesta empática en comparación con las mujeres y que, normalmente, estas experimentan y relatan con mayor intensidad sus estados emocionales, nos suena verdad?

En resumen, observamos que, de la existencia de las dos empatías, la cognitiva y la emocional, los hombres utilizan mas los neurocircuitos relacionados con la empatía cognitiva, mientras que las mujeres activan predominantemente los responsables de la empatía emocional, y esto se hace desde una edad muy temprana, tanto que se ha estipulado que se hace durante los tres meses de vida.

La empatía cognitiva involucra la capacidad de conocer lo que otro está pensando o sintiendo sin que ello genere un sentimiento asociado a dicho estado.

La empatía emocional es la capacidad de sentir algo similar a lo que está sintiendo el otro, por ejemplo, cuando se experimenta un sentimiento de pena al observar tristeza en el rostro de un vecino o de un compañero de trabajo.

En este sentido podemos llegar a afirmar que si en un momento determinado una pareja experimenta una emoción desencadenada por el mismo hecho, al introducirnos en el interior de los cerebros observaríamos que hay diferentes actividades cerebrales siendo en el femenino donde se observa una mayor actividad.

Acerca del autor

Nací en Terrassa en 1975, abogado en ejercicio profesional desde hace 20 años, especialista en procesos penales, delincuencia juvenil y derecho de propiedad intelectual e industrial. Asimismo, ha realizado y colaborado en procesos matrimoniales y de negociación colectiva en el ámbito empresarial, ejecutando dicha formación en los ámbitos de mediación. Experto en marcas. Autor del libro “La Nueva Ley de Marcas. Un enfoque empresarial”. Formado en crecimiento Personal y Desarrollo por BorjaVilasecaInstitut, y LicensedPracticioner of Neuro-linguisiticProgramming (PNL) a través de TalentInstitut.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *