Ene 09

El Cerebro Femenino. Primera Parte

Una de las cuestiones más importantes en Neurociencia es entender el Neuroliderazgo femenino, teniendo presente que el capital competitivo de la mujer reside en su cerebro.

Por tanto, en el presente blog vamos a tratar el nuevo paradigma, que no es otro que la mujer como protagonista destacada, no es difícil ver en la actualidad, científicas, ejecutivas de alto nivel, empresarias, ingenieras a cargo de obras de envergadura, presidentas de gobierno, ministras, diplomáticas, la lista es realmente impactante, pero a qué es debido?

Pues el interés en profundizar en esta temática no es casual, dado que el liderazgo del futuro, se basa en dos estructuras muy claras y definidas, como son la espiritualidad del mundo de las organizaciones y el liderazgo afectivo e inserción social de los sentimientos, y aquí podemos ya indicar que en dichos casos el cerebro femenino parece estar mejor equipado, o dicho en términos neurocientíficos, especialmente dotado.

De momento, indicamos que recientes estudios afirman que las mujeres exitosas crean climas laborales más sólidos para sus equipos en relación a sus pares masculinos, y por su empatía las mujeres suelen estar muy preparadas para gestionar entornos diversos o cambios dentro de las organizaciones.

Por ello, los descubrimientos sobre el funcionamiento del cerebro están abriendo nuevos caminos para analizar las diferencias entre hombres y mujeres en roles de liderazgo, y los mas importantes están relacionados con el proceso de información, que da lugar a estilos claramente diferenciados.

Además, la Neurociencia ha corroborado en numerosas investigaciones que existen componentes neurobiológicos que diferencian claramente al cerebro según el género, y que estas diferencias influyen en la percepción, en el estilo y tipo de pensamiento, en la forma de procesar información (cognitiva y emocional), en la toma de decisiones y en la conducta. Así que veamos cuales son esas diferencias.

Lo primero que vamos a indicar es que lo que marca la diferencia entre hombre y mujeres comienza antes del nacimiento y es una concentración diferente, por un lado la testosterona en el varón, estrógenos y progesterona en la mujer. Por tanto, la influencia hormonal es determinante en la formación de un cerebro masculino o femenino, y también en la predisposición de ambos sexos para desarrollar determinadas capacidades.

Ante ello, indicaré que por ejemplo un mayor nivel de testosterona (hormona masculina) influye en un mayor desarrollo del hemisferio derecho, del que dependen las habilidades visuoespaciales (leer un mapa) y aumenta la predisposición para la lucha o la agresión (hombres y ejércitos), y en cambio en el caso de las mujeres, los niveles bajos de esta hormona permiten que sus células cerebrales desarrollen más conexiones en los centros de comunicación y en áreas que procesan emociones, siendo por tanto más empáticas.

Hasta aquí un suculento proceso del desarrollo del cerebro femenino que seguiré analizando en siguientes blogs.

Acerca del autor

Nací en Terrassa en 1975, abogado en ejercicio profesional desde hace 20 años, especialista en procesos penales, delincuencia juvenil y derecho de propiedad intelectual e industrial. Asimismo, ha realizado y colaborado en procesos matrimoniales y de negociación colectiva en el ámbito empresarial, ejecutando dicha formación en los ámbitos de mediación. Experto en marcas. Autor del libro “La Nueva Ley de Marcas. Un enfoque empresarial”. Formado en crecimiento Personal y Desarrollo por BorjaVilasecaInstitut, y LicensedPracticioner of Neuro-linguisiticProgramming (PNL) a través de TalentInstitut.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *