Blog
Nov 21
cronemica

Cronémica

La Cronémica es la parte de la comunicación no verbal que estudia la concepción y estructuración que cada uno de nosotros realizamos de nuestro tiempo. Claro que no en todas las culturas el tiempo tiene el mismo valor, así que este concepto está directamente relacionado con la cultura.

Y en relación a estas dividiremos las cronémicas en las Policrónicas, y las Monocrónicas.

En las culturas, asiáticas, africanas, latinas, árabes y alguna más el tiempo lo ven de una manera orientativo, ya que estas dan más importancia a las relaciones sociales y vivenciales y no tanto a unas estructuradas por un tiempo horario, para estas todo regresa, lo que no se haga hoy ya se hará mañana. En ellas el valor del tiempo pierde importancia. Estas serían las culturas Policrónicas.

Por el contrario encontramos a las culturas anglosajonas, entre otras en las que el tiempo es quien lo marca todo y es de gran valor e importancia ya que para estas culturas si no se utiliza se entiende que se pierde. Estas culturas son más individualistas, y generalmente suelen realizar diversas tareas a la vez para “aprovechar” el tiempo. Estas serían las culturas Monocrónicas.

Dentro de la cronémica también distinguiremos tres tipos:

  • La Cronémica Conceptual: Esta se refiere al concepto que cada individuo tiene del tiempo y la importancia que le da, claro está tendremos que tener en cuenta su cultura, pero es importante como cada individuo se desenvuelve dentro del concepto tiempo ya que nos puede aportar mucha información de cómo es, y de su estado anímico, una persona que siempre   es puntual o no, una persona que anda siempre rápidamente o por el contrario lo hace despacio, etc…
  • La Cronémica Social: Esta está sujeta a la idea del tiempo que cada uno estimamos para realizar nuestras tareas, distribución de nuestro trabajo y la organización del mismo. También incluimos en este apartado el tiempo que decidimos prestar a actos sociales, visitas etc…
  • La Cronémica Interactiva: Hace referencia al tiempo que tardamos en la realización de nuestros gestos, en su perdurabilidad. Los gestos que realizamos diariamente nos ayudan a comunicarnos mejor, a expresarnos y a facilitar nuestra comunicación. Tales gestos cobran mayor o menor importancia según el tiempo que les dediquemos, es decir, no es lo mismo un abrazo de apenas 2” que uno en el que nos recreamos alargándolo. Lo que hace que enfaticemos y dotemos a nuestro gesto con mayor o menor importancia y así es percibido por nuestro o nuestros interlocutores.

Acerca del autor

Nací en Barcelona hace 42. Me he dedicado desde hace más de 15 años a la dirección y gestión de equipos de profesionales en el sector de la peluquería. Master en Desarrollo personal y Liderazgo por la Universidad de Barcelona en 2016. Master en Comunicación No Verbal por la Universidad La Florida (valencia) en 2017. Actualmente curso segundo curso de Morfopsicologia en el Instituto Superior de Morfopsicologia, en Barcelona. Cofundadora y codirectora del programa de Radio, Món Interior en Radio Molins de Rei.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *