Ene 30

¿Cómo funciona el cerebro al momento de comprar? El cerebro masculino desde la perspectiva de la neurociencia.

En este blog vamos a dar unas notas sobre cuales son los comportamientos que tienen los hombres y las mujeres a la hora de comprar, es decir vamos a desarrollar como es el proceso mental que se origina en el cerebro del comprador.

Para ello, vamos a ver como se comporta el cerebro y lo veremos desde el punto de vista de cómo el ser humano no va a ser mas el seguidor de una comunicación comercial, sino como agente que va a asumir el control y protagonismo de sus adquisiciones. Para ello, solo falta centrarse por un momento en un centro comercial, es allí donde mejor se observa la toma decisiones del cerebro del consumidor, es allí donde “dejan al cliente” desarrollarse libremente en un espacio extenso, donde el hombre lo vera como un área de caza y para la mujer en el campo de recolección.

Pero a estas alturas es mejor no dividir los cerebros en masculinos y femeninos, sino si predomina el hemisferio derecho o izquierdo.

Como hemos dicho, cuando en neuroventas se estudia la toma de decisiones del consumidor, siempre se observa lo que sucede en los centros comerciales y los supermercados, y ello es así porque es allí donde mejor se expresan, tanto cerebros masculinos como femeninos, sus conductas, entran y eligen los productos, y los adquieren. Al pasearse por los pasadizos del supermercado sin que nadie los presione a comprar, supone proporcionar al consumidor un espacio donde pone a pruebas sus instintos (tanto de cazador como recolectora) y toma sus decisiones por impulsos.

Dicho esto, pasamos a ver la condición del consumidor masculino:

Indiferente a su sexo o sexualidad, el comprador masculino actúa como cazador al acecho, por ello, se moviliza sigilosamente para encontrar de forma rápida aquello que quiere o iba a comprar. Por tanto, todo lo demás no le interesa verlo, es incapaz de distinguir.

El cerebro masculino, cuando compra, observa desde lejos y fija su mirada, puede permanecer durante algún tiempo mirando los detalles para comprar, pero lo hace todo desde lejos, fuera del campo visual de la presa (objeto deseado). Esta actitud, y su costumbre de actuar como cazador se deben a su cerebro reptil.

Otra nota a tener en cuenta es que solo pregunta cuando esta convencido de poder comprar, jamás entra en un lugar para consultar precios, esto ya lo hizo, ya evaluó, por ello, el ser masculino entra con seguridad a un lugar.

Sin duda, el cerebro límbico del cerebro masculino es el sentimiento de seguridad, todas sus acciones estarán centradas en tener y proporcionar seguridad, es parte de su naturaleza, y desde pequeño ya da muestras de ello, siempre hay un alma protectora.

Ello le lleva también a planificar sus compras muchas veces, y esto desde pequeño, controla bien sus sentimientos porque su instinto cazador no le permite expresarse libremente. Por ello, cuando compra lo hacer con mucha rapidez, ni siquiera pregunta ni se informa (ya lo ha seguido anteriormente). El ser masculino se encierra para poder pensar y luego ejecutar, lo entrena en soledad, por ello es INDUDABLE que el hemisferio izquierdo es masculino, y todas las características se ponen de manifiesto, tanto en sus compras como en su vida diaria.

En próximos blogs haré una interpretación del comprador femenino.

Acerca del autor

Nací en Terrassa en 1975, abogado en ejercicio profesional desde hace 20 años, especialista en procesos penales, delincuencia juvenil y derecho de propiedad intelectual e industrial. Asimismo, ha realizado y colaborado en procesos matrimoniales y de negociación colectiva en el ámbito empresarial, ejecutando dicha formación en los ámbitos de mediación. Experto en marcas. Autor del libro “La Nueva Ley de Marcas. Un enfoque empresarial”. Formado en crecimiento Personal y Desarrollo por BorjaVilasecaInstitut, y LicensedPracticioner of Neuro-linguisiticProgramming (PNL) a través de TalentInstitut.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *